Triptófano

Triptófano: conoce todo acerca de este aminoácido que ayuda en la pérdida de peso
El triptófano se ha destacado recientemente por su capacidad de controlar el apetito y reducir el deseo de comer dulces y comida rápida; por lo que puede ser ideal para una dieta orientada a la pérdida de peso.

Sin embargo, esta es sólo una de las actuaciones que este aminoácido esencial puede tener en el organismo. Ya que ofrece muchos otros beneficios para la salud y calidad de vida, mejorando el estado de ánimo y propiciando un sueño más tranquilo.

Si nunca has oído el término triptófano en la vida, lee este post y sorpréndete con todo lo que esta sustancia tiene para ofrecer:

1. ¿Qué es y cómo funciona?

El triptófano o L-triptófano es uno de los nueve aminoácidos clasificados como esenciales; es decir, que el cuerpo no puede sintetizar y que deben ser obtenidos a través de los alimentos.

Se encuentra en las proteínas de origen vegetal y animal y es necesario para la formación de diversas proteínas de nuestro organismo, además de la vitamina B3 (niacina) y los neurotransmisores serotonina y melatonina.

Al ser absorbido por el cuerpo a través de la alimentación, el triptófano sufre una serie de conversiones moleculares hasta que se transforma en serotonina y en melatonina en el cerebro y en niacina por el hígado.

La serotonina es responsable por el control del estado de ánimo y el apetito, mientras que la melatonina actúa en la regulación del sueño. Por su parte, la niacina ayuda en el equilibrio del sistema nervioso y en la salud de la piel.

triptofano

2. Beneficios del triptófano

Como dijimos anteriormente, el triptófano aporta varios beneficios a la salud. Por ejemplo:

Mejora la calidad del sueño: a través de la síntesis de melatonina, la hormona del sueño. Algunos estudios sugieren la suplementación con triptófano para el tratamiento de insomnio o sueño agitado, ya que no causa dependencia, a diferencia de otros medicamentos para este propósito.

Disminuye la ansiedad y el estrés: además de estar asociado a la producción de serotonina en el organismo, la hormona que mejora el estado de ánimo proporciona una sensación de relajación y placer; así mismo, también puede disminuir la secreción de cortisol, hormona del estrés.

Estimula la liberación de hormona del crecimiento (GH): la concentración de triptófano en la corriente sanguínea estimula una mayor producción y secreción de la hormona GH, que promueve la formación de la masa ósea, la síntesis de proteínas y la hipertrofia muscular.

Atenúa los síntomas del síndrome premenstrual: la principal causa de la TPM puede ser la caída de serotonina ocurrida en el período. La suplementación con triptófano puede ayudar a controlar las variaciones del estado de ánimo, la ansiedad y la tensión.

El tratamiento de la depresión: la suplementación con triptófano aumenta la producción de serotonina, que ayuda en la estabilización del estado de ánimo y el tratamiento de la depresión, siendo una alternativa menos agresiva que los medicamentos antidepresivos.

Mejora en el rendimiento físico: este aminoácido puede aumentar el rendimiento del individuo en actividades físicas, ya que aumenta la fuerza y la resistencia, además de disminuir la percepción de fatiga.

3. Pero ¿y en cuanto al adelgazar? ¿El triptófano adelgaza?

No, el triptófano no adelgaza. Pero puede ser un poderoso aliado del adelgazamiento se combina con una dieta equilibrada.

Funciona de la siguiente manera: por lo general, cuando estamos tristes, estresados o ansiosos, tenemos ganas de consumir azúcares y carbohidratos. Esto sucede porque los niveles de serotonina en el cuerpo son bajos y el organismo necesita reestablecer el equilibrio.

La forma más rápida de hacer esto es conseguir triptófano para la producción de serotonina a través de la elevación de las tasas de insulina. ¿Y cuál es la mejor forma de elevar los niveles de insulina? A través de los alimentos ricos en carbohidratos refinados, que disponen de rápida asimilación y son fácilmente convertidos en glucosa. Y es en ese momento que tenemos esa voluntad de comer una barra de chocolate entera y otros alimentos más calóricos.

Por lo tanto, si mantienes una dieta saludable, rica en triptófano o, incluso, una suplementación de este aminoácido, tu cuerpo no tendrá que recorrer ese ciclo vicioso siempre que necesite regular la serotonina del organismo.

   

El resultado de esto es que pasarás a sentir menos hambre, controlando el apetito.

Otro beneficio de este aminoácido es la producción de melatonina, la hormona del sueño. Hoy en día, se sabe que existe una relación entre una noche mal dormida y el aumento de peso.

Es durante el sueño que producimos leptina, una hormona responsable de enviar señales de saciedad al cerebro. Y para ayudar, dormir poco o mal libera grelina, que estimula el apetito.

Por lo tanto, el triptófano actúa de forma indirecta en el control de esas hormonas a través de la melatonina, interfiriendo en el apetito y controlando el hambre hedónica, más conocida como gula.

4. Principales fuentes de triptófano

Como dijimos, el triptófano es un aminoácido esencial; lo que quiere decir que no es sintetizado por el organismo y se encuentra en los alimentos. Veamos algunos de ellos:

Pescados: principalmente sardina, salmón, tilapia, trucha y bacalao. Los mariscos también son también fuentes de triptófano, como el cangrejo, el pulpo y el camarón.

Semillas y frutos secos: aquí destacan las semillas de calabaza, alimento del mundo vegetal más rico en triptófano. Pero también son fuente de este aminoácido la chía y el sésamo.

Soja: los granos de soja son fuentes de triptófano tanto en su forma in natura como en sus derivados, como el tofu, la leche o el tempeh.

Quesos: no sólo los quesos, sino que los productos lácteos en general son una buena fuente de este aminoácido.

Aves: destacan el pollo y pavo, que además de ricos en triptófano, tienen bajo contenido de grasa.

   

Cereales: los integrales son fuente de fibra, vitaminas, minerales y triptófano. Entre los principales, la avena y el germen de trigo sarraceno.

Huevo: Excelente fuente de triptófano, pero ten cuidado con las calorías y el colesterol.

Leguminosas: en este grupo, destacan los frijoles, las habas y las lentejas.

Frutas: en comparación con otros grupos de alimentos, las frutas presentan niveles más moderados de triptófano. Destacan el aguacate, el kiwi y el plátano.

Además de los alimentos, el triptófano se puede encontrar en cápsulas, como suplemento. Pero no debe ser ingerido sin la recomendación de un profesional, principalmente porque las dosis varían mucho de acuerdo con el sexo, la edad y el estado físico.