Glucomanano

el glucomananoEl glucomanano es una sustancia que se extrae de las raíces de una conocida planta en el continente asiático, se trata del konjac y sus propiedades son bien conocidas en oriente desde hace muchos siglos. Con las raíces se prepara un alimento saludable y tradicional conocido como konnyaku y gracias al cual, se descubrieron las propiedades contra el sobrepeso que esa planta posee. El glucomanano actúa de forma que la sensación de saciedad aparece mucho antes y por tanto consumimos menos alimentos. Debido a esto, la ingesta de glucomanano debe ir acompañada de una dieta específica, saludable y equilibrada.

   

Propiedades del glucomanano

El glucomanano tiene diversas propiedades muy saludables, que en Asia ya eran bien conocidos. La cuestión es que esta sustancia extraída de las raíces del konjac posee una cualidad que ha sido bien aprovechada en la lucha contra el sobrepeso y se trata de que es capaz de absorber cien veces su propio volumen en agua, produciendo un gel muy denso que no puede ser absorbido por el organismo. De esta forma, el gel ocupa una gran parte del espacio de nuestro estómago y no ingerimos grandes cantidades de alimentos ya que nos sentimos saciados mucho antes. Es por esto, que hay que combinar el glucomanano con una dieta específica para que los alimentos que podamos consumir, nos aporten las sustancias necesarias para el día a día.

   

Contraindicaciones del glucomanano

El glucomanano es una sustancia natural, extraída de las raíces de una planta pero a pesar de ello puede ocasionar ciertos problemas si se mantiene su uso durante demasiado tiempo. Acostumbrando al sistema digestivo a una evacuación tan rápida y excesiva a lo largo del día, puede ocurrir que aparezca irritación en la mucosa o cambios en la flora bacteriana. Si bien es cierto que esta sustancia funciona y ayuda a perder peso, se ha prohibido su venta en algunos países como Australia, aunque existe poca información al respecto de cuáles son los motivos que han llevado a tomar dicha decisión. Por tanto, lo más recomendable es consultar con su médico y procurar no alargar demasiado el tratamiento con glucomanano.